THC is no joke

Hace un par de años me adentré a esta  nueva experiencia de probar y  experimentar, y en verdad nunca está de más para pasarla bien con amigos, soltarse, relajarse, divertirse; fue por decisión propia, no fui obligada, y lo mejor de todo es que yo no gasto ni un centavo por consumirla, siempre ha estado a la orden cuando se requiera gracias a mis mejores malas influencias, mis amigos que amo y aprecio.

En fin, no soy una frecuente consumidora de la sustancia, es algo que por mi parte lo hago unas 3 veces al año, rara vez, y hasta el momento no había cruzado esa delgada línea de entre pasarla bien a  preguntarme quién soy?, dónde estoy?” hasta aquella noche de Halloween, que por primera vez experimenté KIF lo cual es una preparación en polvo de la planta y  recuerdo que advirtieron que es mucho más pura por el alto contenido de THC (es que un compuesto de la misma).

Yo sin pestañar no dije que no, vamos, que era gratis, estaba ya en casa con alguien que me conoce, de visita a otro país, y era Halloween.

Mi estado antes: Todo marchaba bien, había comido lo suficiente, no estaba fatigada, ni con hambre, quizá algo cansada como siempre se lo está al final del día, pero nada fuera de lo normal.

Me dijeron que cada inhalada (hale) equivalía  a todo una cigarro (así de fuerte era),  inhalé y lo retuve por varios segundos dentro de mi sistema antes de exhalar el humo, y luego de un rato repetí nuevamente el procedimiento. Al principio todo bien, me sentí de maravilla, relajada, feliz, alegre, recuerdo comparar la sensación con la misma que siento cada vez que bebo más de 2 copas de vino.

Acto seguido, recuerdo que estaba teniendo una conversación con mis colegas en la sala de lo más tranquila, recuerdo que tenía una sonrisa en mi cara, estaba metida en el tema de la conversa; luego algo muy extraño pasó, es como si mi cuerpo quedara ahí sentado en la sala reído y despierto y mi alma se esfumó. No sé cuánto tiempo más pasó, pero luego de que mi alma voló por el espacio y tiempo, regresé a mi cuerpo y no estoy segura, pero dije alguna frase que quizá tenía que ver con la conversa de hace 5 minutos, pero que en ese momento cuando la dije no era relevante. Fue como si el tiempo, mi tiempo, se hubiese detenido, de la nada no escuchaba, no decía nada, hasta cuando regresé en mí, miré a mi colega le respondí “Just like in Panama” solo sé que hablábamos del tráfico, pero no estoy segura si aún era el tema, las palabras que dije será que las dije en voz muy alta, pero una vez la dije volví en mí; me sentí totalmente como Adam Sandler en la película Click cuando adelantaba el tiempo con su control remoto y de la nada ya estaba en un lugar sin saber cómo. Yo sin saber cómo, dije esa frase y mis amigos se miraron de forma extraña; ahí lo que me quedaba de buena conciencsmoke-photoia me dictó que algo estaba mal.

Esto es lo que por mi mente pasaba mientras permanecía sentada en el sofá: “Just like in Panama” por qué dije eso? Qué estaba tratando de decir? Por qué ellos se han mirado así? Grité? Los habré asustado porque lo dije muy gritado? “Just Like in Panama” esa frase no me sale de la mente, oh! Estamos en silencio todos, haré como si estuviese en el celular, habrán notado que estoy y que me siento extraña? Veo que mi celular está borroso, oh! La cara de Amber también como que  se ve doble y borrosa; me podré mover de aquí?

–Me pasan un vaso con agua—

Y seguía mi mente: el vaso de agua que se mueve y que veo doble, me pregunto si podré agarrar ese vaso y levantarme a la misma vez. Podré caminar? Si! Si pude, lo estoy haciendo bien, normal, creo;  ahí está la mesa, pondré el vaso con agua mientras finjo ser normal. A este celular se le ha dañado la pantalla, me han salido miles de pantallas a la vez, porquería de IOS. Intentaré sacarme el abrigo, ugh siento que me voy a caer en serio, a ver, rayos! Tengo la cartera encima del abrigo, respira Yuliana, es sencillo, primero te sacas la cartera, y luego el abrigo, y creo que debería dormir. Estoy caminando a mi cuarto, buenas noches chicos, no sé si me habrán escuchado. Oh no! Escaleras… trataré de no caer ni hacer el ridículo.

Todo simplemente me daba vueltas, sin parar, una vez llegue a mi cuarto, me comencé a reír porque no sabía lo que estaba pasándome, me quité el disfraz y la ropa que tenía bajo el mismo y fui al baño a desmaquillarme. Ahí me di cuenta que mis manos temblaban mucho y que mis ojos eran tan rojos como la sangre.

Cuando volví a mi cuarto intenté tomar un sorbo de agua pero no pude, ahí me di cuenta que tenía algo de nauseas. Me acosté en mi cama y recibí un mensaje de mis colegas preguntándome si estaba bien y que si quería ver una película (estaban preocupados por mi) y ahí me di cuenta que lo que pasó en la sala hace unos minutos no fue normal y que estaba mal y me puse tan nerviosa que pensé que iba a vomitar en mi cama por lo que salí corriendo para mi baño y me quite la ropa, para darme una ducha y esperar que todo se me pasara. Nunca vomité, siempre lo evito y lo pude evitar.

El duchazo ayudó enormemente  a aliviar mis náuseas, y ya el panorama no me daba tantas vueltas como antes. Cuando regresé a la cama esta vez me senté, y agarré mi celular y le escribí a una de mis mejores amigas unas últimas palabras en caso de que no sobreviviese (sí, lo sé, a veces puedo ser dramática aun cuando ni lo piense) le escribí por si no llegaba a escuchar nada mas de mí, que al menos supiera la causa de muerte: “Amiga estoy super high en hierba” “mañana te cuento”

Al final todo fue una lucha interna entre mi buena conciencia y los efectos del narcótico; dudé a cada segundo que si lo que hacía o decía realmente estaba pasando o todo era producto de mi imaginación.

Aclaro que es la primera vez que me ocurre algo así, y no he llegado tan lejos con el alcohol para que me haya pasado algo parecido.

Y esa fue mi historia, de terror, porque me asusté, y porque no estaba con las personas indicadas, hubiese preferido que me hubiese pasado con mis mejores amigos y no son solo colegas quienes al menos se mostraron preocupados; pero también me alegró que me pasara, siento que pude controlarme y manejar la situación; pero esa es solo mi versión… no quiero saber la de los demás… mmm me quedo con la mía! Y como de todo se aprende, ya sé que para la próxima, inhalar solo una vez es suficiente 🙂

 

 

 

 

 

 

2 thoughts on “THC is no joke

  1. Jajaja me causo mucha gracia tu post. En especial lo que está escrito en verde agua. Yo la probé cuando estuve en Jamaica y me fue super bien. Recuerdo que iba de regreso en un bus de una excursión y mirando por la ventana podía ver como las hojas de los árboles cambiaban de color. Fue algo muy extraño pero divertido.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s